Artículos

Introducción de hábitos alimentarios saludables en niños
Fecha: 25/05/08
Autor:
Categoría: Estimulo para Bebés
  Ir al anuncio >>

Introducción de hábitos alimentarios saludables en niños

Licda. Mariela Granados Solís
Nutricionista
mariela@globalkidscr.com
Tel: 2239 8485

La infancia es una etapa de la vida muy importante pues es en ésta en la que los niños aumentan de peso y de tamaño. La alimentación en esta etapa debe permitir que el niño obtenga los nutrientes necesarios para su óptimo crecimiento, cubra las necesidades energéticas debidas a la intensa actividad física que desarrollan, mantenga la resistencia a infecciones y otros riesgos de enfermedad y asegure adecuadas reservas de nutrientes para la adolescencia y la etapa adulta.

En cuanto a la alimentación se da el desarrollo de habilidades, patrones de alimentación, establecimiento de horarios, gustos y preferencias. Es también en esta etapa donde los niños experimentan sus  antipatías hacia ciertos alimentos. Es decir, se consolidan hábitos alimentarios fundamentales que probablemente serán mantenidos hasta su adultez. Una adecuada nutrición en la infancia nos garantiza prevenir enfermedades a corto plazo como a disminuir y evitar la presencia de ellas a largo plazo.

Los hábitos alimentarios saludables se aprenden. Los encargados de transmitirlos son las familias, éstas, de forma paulatina deben inculcar a sus hijos e hijas esos hábitos, para que desde pequeños sepan cómo alimentarse saludablemente, gocen de un estado de bienestar y una buena calidad de vida.


Los padres pueden influir en la alimentación de los niños. El control sobre los alimentos que ingresan al hogar y la vigilancia de la forma en que se preparan los mismos, son la manera más efectiva de lograr dicha influencia. Deben estar presentes en las casas todo tipo de alimentos para que los niños se vayan familiarizando con ellos y se debe procurar brindar una alimentación muy variada. También es importante que los miembros de la familia den el ejemplo, cuando los pequeños de la casa observan a sus padres comer algo nuevo o desconocido estarán más anuentes a probarlo. Hay que recordar que ellos suelen imitar a sus mayores.

El entorno también es importante…
Las prácticas de socialización alimenticia de la familia intervienen en la forma optimista o pesimista en que se recibe un alimento en particular.

Debe de procurarse reunir siempre a la familia a comer en la mesa del comedor y no en las habitaciones viendo televisión o estudiando en el escritorio. De esta manera se relaciona al comedor como el único lugar apto para comer. Debe de haber una combinación del lugar adecuado con un ambiente agradable donde no haya discusiones, gritos o llantos.

La mesa no debe ser un campo de batalla. Por ejemplo, existen los padres permisivos, quienes dejan que los niños coman lo que desean; o también los padres estilo autoritario; los cuales manipulan la ingesta de alimentos, haciéndolo a través de la fuerza o amenazas. Lo ideal es ser balanceados e insistir a través de la repetición para que el niño pruebe alimentos, más si es su primera vez. Importante, se deben evitar los castigos si se rehúsan inicialmente a probarlos.

Calidad vs. Cantidad…

            La base para que un niño crezca sano y fuerte depende del tipo de alimentos y la cantidad que consuma de ellos. No se debe confundir cantidad con calidad, es decir, que no solo debemos fijarnos en las porciones de alimento que come el niño, sino también en que su alimentación sea balanceada y nutritiva e incluya todos los grupos de alimentos, como son la carne, el pollo, el pescado, el pan, los cereales, la leche y en especial las frutas y verduras.

Es recomendable que los alimentos “chatarra” se consuman esporádicamente, solo en ciertas ocasiones, como fiestas de cumpleaños. Esto con el fin de que no se perciban como alimentos cotidianos; es por esto que no se recomienda que se incluyan en las comidas o meriendas ya que el niño aprenderá a consumirlos en su vida diaria.

Tampoco es aconsejable prohibir estos productos porque muchas veces lo prohibido se convierte en lo más deseado. Además estos alimentos no se deben ofrecer como premio o quitar como un castigo, ya que el niño pensará que es importante consumirlos.

Finalmente, los padres deben ser pacientes a la hora de ensenarles a sus niños a alimentarse  y siempre es importante analizar los hábitos que nuestros padres nos inculcaron a nosotros, cuáles son buenos, cuáles son malos y decidir cuáles son los que nosotros queremos heredarles a nuestros hijos.


publicidad2Bebé guía, web para padres y madres, orientada a los recien nacidos, bebés, niños, niñas, embarazo y maternidad. Comunidad de padres para compartir experiencias, informaciones e ideas acerca de la educación y la salud de los hijos

 
Teléfono: (506) 8851-0250  •  Email: info@bebeguia.com   •  San José Costa Rica
Bebeguia.com © 2008  •  Término de uso  •  Privacidad de Datos  •  Publicidad