Artículos

Bebés bilingües con un futuro prometedor
Fecha: 25/05/08
Autor:
Categoría: Estimulo para Bebés
  Ir al anuncio >>

Marianela Saint-Hilaire
Lingüista y Coordinadora académica
Global Kids

En la actualidad hablar dos o más idiomas se ha convertido en una necesidad, más que en una opción. Cuanto más joven sea la persona, más facilidades tendrá para escuchar, familiarizarse, adquirir otro idioma y convertirse en bilingüe. Se considera bilingüe a aquella persona que puede entender, comunicarse, y expresarse de una forma clara, perfecta, y precisa, en dos idiomas distintos.

Algunos padres y especialistas consideran que el aprendizaje de un segundo idioma puede representar un retraso en el desarrollo lingüístico del niño, aunque no existen pruebas que indiquen trastornos del lenguaje o en el aprendizaje. Otros expertos sostienen que los niños expuestos a varios idiomas son más creativos y desarrollan mejor las habilidades de resolución de problemas. Y que además, hablar un segundo idioma les ayudará a programar los circuitos cerebrales para que le sea más fácil aprender nuevos idiomas en un futuro.

Los niños que adquieren una segunda lengua desde bebés cuentan con enormes ventajas en su vida, entre las que se destacan :

  • El desarrollo de una capacidad de comunicación con los padres, familiares, y otras personas cuando viajen o convivan con personas extranjeras.
  • El acceso a culturas diferentes, por medio de la literatura, las historias, tradiciones, conversaciones, medios de comunicación, etc.
  • La capacidad de ser más creativos y flexibles, y adquirir una mente más abierta al mundo y a los demás.
  • Un segundo o tercer idioma puede abrir las puertas profesionales a los niños bilingües más adelante.

Hay diversas razones por las que muchos padres se esfuerzan para que sus hijos sean bilingües. Otro idioma inculca valores y cultura a los niños, además de acercarlos a sus raíces. En familias donde el padre o la madre son de países distintos despierta el interés de que sus hijos hablen ambos idiomas. Aunque el niño se resista a aprender la segunda lengua, el padre o la madre que lo hable tendrá que continuar hablándolo en casa con sus hijos. Es mucho mejor el aprendizaje precoz, es decir, hablarles a los niños ambos idiomas desde su nacimiento, pues permite el dominio completo de la lengua, al contrario de lo que sucede si se enseña la segunda lengua en edades tardías.

Así que si existe el interés de la familia a que el niño sea bilingüe, la casa no es el único lugar para aprender un segundo idioma. Actualmente existen muchas alternativas por las que se puede adquirir la experiencia de hablar otro idioma, por ejemplo centros de idiomas donde el niño puede perfeccionar lo aprendido en casa, en la escuela, en la calle o en otros lugares.

Acorde con un estudio realizado por el sistema escolar de Miami-Dade, los niños que hablan más de un idioma rinden mucho más en las pruebas escolares en su idioma primario. “Estudiantes que fueron expuestos a un segundo idioma a edad temprana, tuvieron notas significativamente más altas en lengua y matemática que los que hablaban solamente inglés”, dice un reporte la Dra. Joanne Urrutia, Directora del Departamento de Educación Bilingüe de las Escuelas de Miami-Dade.

“Los lingüistas ya han descubiertos que al niño tener más de un idioma antes de empezar la escuela aprenderá a leer más rápido, porque el niño que es bilingüe sabe qué es importante y qué no lo es. El niño que habla dos idiomas sabe el símbolo de la letra y pueden razonar mucho más rápidamente porque el cerebro esta trabajando mucho mas”, explica Olga Bichachi, educadora, reportera y lingüista, quien ha realizado investigaciones periodísticas sobre el tema para CNN, Fox News y ABC”s Good Morning America.

Iniciar al bebé en otro idioma de forma temprana, para nada perjudica a la lengua materna, al contrario, la beneficia. Una de las más recientes investigaciones comprueba que los bebés entre cuatro y seis meses son capaces de distinguir visualmente entre dos idiomas con tan sólo mirar los gestos faciales de su interlocutor. A partir de los seis meses, sólo los bebés que viven en un entorno donde se hablan dos lenguas mantienen esta habilidad, pues se ven obligados a estar más atentos. La investigación fue realizada por el Grupo de Investigación en Neurociencia Cognitiva (GRNC) de la Universidad de Barcelona y la Universidad British of Columbia de Vancouver. Según Nuria Sebastián, investigadora del GRNC, esta habilidad "forma parte del conjunto de capacidades que tiene el niño al nacer". Esta capacidad perceptiva les aporta "una información más, que utilizan para complementar la información auditiva". Los bebés saben diferenciar si se les habla en español o en inglés, en francés o en ruso, en francés o en inglés y en holandés o en japonés. Los resultados demuestran que la experiencia modifica el cerebro.

Aunque todavía queda mucho por conocer sobre el cerebro del bebé y sobre la adquisición del lenguaje en edades tempranas, en general este tema resulta de gran interés, en especial para los padres de familia. Si usted está interesado en ayudar a sus hijos a desarrollar el bilingüismo, estas son algunas sugerencias:

  • Bríndeles bastantes oportunidades de practicar ambos idiomas, ellos necesitan escuchar y hablar cada idioma con frecuencia y aprender las palabras y la gramática de ambos.
  • La mejor manera de que los niños aprendan un idioma es a través del habla real, nada funciona tan bien como una persona real hablando el idioma en situaciones cotidianas, como al jugar, ir de compras o simplemente en conversación.
  • Léales en los dos idiomas, es una buena manera de ampliar su vocabulario.
  • Recuerde que no debe presionar a su hijo para que hable en otro idioma y demuestre lo que sabe. Si su hijo presenta alguna dificultad como la inmadurez articulatoria, retraso del lenguaje u otro problema, no es recomendable que se inicie en otro idioma. Tenga paciencia con los errores y cambios de idioma. Esta es una parte normal del aprendizaje de dos idiomas y con el tiempo irán disminuyendo.

El éxito dependerá de la forma en que se introduzca el segundo idioma. No se puede obligar a que el niño lo hable, es esencial que al principio lo oiga siempre y se familiarice con él poco a poco, sin obligaciones.

Lo fundamental en todo el proceso es enseñarles con paciencia y con mucho cariño, para que los niños desarrollen una reacción positiva hacia los idiomas y que disfruten de ambos.

publicidad2Bebé guía, web para padres y madres, orientada a los recien nacidos, bebés, niños, niñas, embarazo y maternidad. Comunidad de padres para compartir experiencias, informaciones e ideas acerca de la educación y la salud de los hijos

 
Teléfono: (506) 8851-0250  •  Email: info@bebeguia.com   •  San José Costa Rica
Bebeguia.com © 2008  •  Término de uso  •  Privacidad de Datos  •  Publicidad